El Pequeño y Singular Bulldog Francés

Bulldog Frances
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Si estas aquí, es por dos razones o buscas una mascota con rasgos únicos y gran personalidad o ya tienes un bulldog francés y quieres saber más sobre esta raza.

Y es que estos compañeros de talla pequeña son la perfecta compañía para quienes buscan a un perro leal, amistoso y juguetón. Sin embargo cada can tiene requerimientos únicos, que lo hace diferente de otro. Aquí encontraras todo lo que necesitas saber sobre tu nuevo mejor amigo y como cuidarlo adecuadamente.

Características generales del bulldog francés

Características físicasTamaño pequeño, musculoso, compacto, cara arrugada y orejas erguidas
PesoMacho: 10 a 13 kg
Hembra: 9 a 10kg
Altura30 cm
Tipo de peloCorto y liso
TemperamentoJuguetón, sociable y atento
Nivel de energíaRelajado
Necesidad de atención/sociabilizaciónModerada
Esperanza de vida10 a 12 años




Origen del bulldog francés

Antiguamente los ancestros del bulldog, los “bullbenbeisser” eran criados por carniceros que los utilizaban para “el cebo de toros”, practica que consistía en hacer pelear al perro con un toro con el fin de mejorar la calidad de la carne.

Esto sucedió durante muchos años, hasta que en 1835 se aprobó una ley a favor de la protección de los animales. La aparición de esta norma disminuyo la necesidad de crear perros atléticos y fuertes. Por lo que el bullbenbeisser fue cruzado para crear las diferentes razas de bulldog modernos que hoy conocemos. Entre ellas, gracias al cruce con terries y pugs, surgió un can más pequeño y de compañía, atlético pero con las orejas redondas, erguidas y rosadas.

Esta raza más compacta era popular entre los trabajadores artesanales de la industria de la confección de encajes de Nottingham, quienes motivados por la crisis que produjo la revolución industrial emigraron al norte de Francia junto con sus canes, buscando mejores oportunidades de vida.

Allí gracias a sus particulares características estos canes se hicieron populares y pronto los criadores ingleses tuvieron gran comercio vendiendo esta raza a Francia, donde comenzaron a llamarlo “bulldog francés”.

Eran los favoritos del parisino común, como carniceros, comerciantes y trabajadores callejeros. Sin embargo no paso mucho tiempo antes que la alta sociedad pusiera sus ojos en ello y en poco tiempo estuvieran a la moda.

Apariencia

El bulldog francés es un perro de talla pequeña que no suele sobrepasar los 30 cm de altura. Tiene un cuerpo macizo, cabeza ancha y cuadrada, labios gruesos de color generalmente negro, ojos saltones grandes y oscuros, extremidades pequeñas y codos pegados al cuerpo.

En cuanto a su pelaje, este es corto y liso, siendo generalmente compuesto por dos colores, los más comunes son negro/blanco, café/blanco y café/negro. Aunque también existen ejemplares de un solo tono como negro, café o blanco.

Una de las cosas que más destacan por sobre otros perros de su misma raza, son sus orejas erguidas como de “murciélago” que le otorga un aspecto único y característico.

Su cola como en la mayoría de los bulldogs, es corta, siendo más gruesa en la base y puntiaguda al final. Esta va pegada a los glúteos y tiene una forma naturalmente anudada o doblada.

Comportamiento

El bulldog francés es un perro activo, que le gusta jugar y correr. Por ello es una excelente mascota para niños, con quienes suele formar fuertes vínculos.

Es un excelente animal de compañía, que requiere de constante cariño y sociabilización. Ignorarlos puede traer problemas en su comportamiento.

Además es una de las razas de perros que suele roncar cuando duerme y es propenso a la acumulación de gases.

Alimentación

Las proteínas son sin duda una parte importante de la alimentación de cualquier can, pues ayuda a la construcción y mantención de músculos sanos. Es por ello que se recomienda una proteína de origen animal como res, pollo, pescado o cordero.

En cuanto a las grasas se debe controlar su ingesta para evitar el sobrepeso, prefiriendo grasas saludables como grasa de pollo, aceite de canola y linaza.

Los carbohidratos son los que ayudan a mantener el nivel estable de azúcar en la sangre. Sin embargo se sugiere que su ingesta sea baja, evitando la soya y prefiriendo las batatas.

Estas son algunas recomendaciones según la AFFCO con respecto a la cantidad de proteínas y grasas que debe contener un alimento de calidad para tu bulldog francés:

  • Cachorro: se debe considerar un 22% de proteína y un 8% de grasas.
  • Adulto: la composición ideal es de un 18% de proteínas y un 5% de grasas como máximo.

El bulldog francés es propenso a sufrir de obesidad, aumentando el riesgo de padecer enfermedades propias de la raza. Es por ello que se debe tener control sobre las calorías y su peso. Se recomienda que la ingesta de comida seca para perro sea de a 1 a 1.5 tazas dividas en dos porciones al día.

Ejercicio

Este can es un perro muy juguetón, que le gusta hacer ejercicio junto a sus dueños. Es muy importante una constante actividad física para esta raza, pues tienden a subir de peso fácilmente, lo cual deteriora su estado físico.

Se recomienda una caminata durante 30 minutos diarios en horas de bajo sol o cuando el clima este más fresco.

Aseo

Sin duda alguna, algo importante que debes cuidar en los bulldogs franceses tiene relación con sus arrugas. Estas deben mantenerse limpias y secas pues de lo contrario pueden causar infecciones e irritación. Puedes limpiarlas con un paño húmedo o una bola de algodón y luego secarlas con una toalla. En este proceso no olvides su cola, que al estar pegada al cuerpo puede guardar suciedad.

Para mantener un pelaje y piel saludable se recomienda cepillar semanalmente a tu perro con un cepillo de cerdas medias o un guante para perros.

También debes cortar sus uñas regularmente pues si están demasiados largas pueden causar dolor en sus patas.

Cuidados

Los bulldog franceses son una raza de perro que pueden subir de peso fácilmente, es por ello que debes cuidar su ingesta calórica con el fin de evitar el sobrepeso.

Debido a su pequeño porte, son ideales para vivir en departamentos, donde suelen adaptarse perfectamente. Sin embargo, si vives en uno, no olvides mantenerlos activos con una ligera caminata diaria.

Si bien necesitan de actividad física cada día, se debe evitar exponerlos al sol o hacer ejercicios en cuando la temperatura esta alta, pues su acortado hocico dificulta su respiración. También es importante tenerle siempre disponible una fuente de agua fresca.