Bulldog Australiano: El Rey Del Clima Cálido

Bulldog Australiano
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Si vives en clima caluroso como el de Australia pero quieres un perro con las mejores características del bulldog, tenemos la solución el bulldog australiano. Este can con una gran adaptación al clima cálido, un cuerpo mas delgado y alto que su primo ingles, puede llegar a convertirse en un amigo leal y confiable.

Sin embargo cada perro requiere de cuidados y alimentación diferente. Es por ello que aquí encontraras todo lo necesitas saber sobre esta raza para así brindarles una larga y maravillosa vida.

Características generales del bulldog australiano

Características físicasTamaño medio, fuerte, robusto, con hocico corto y pliegues en su rostro
PesoMacho: 28 a 35kg
Hembra: 23 a 28kg
AlturaMacho: 46 a 51cm
Hembra: 44 a 48cm
Tipo de peloCorto, liso y suave
TemperamentoTranquilo, inteligente, confiable
Nivel de energíaRelajado
Necesidad de atención/sociabilizaciónModerada
Esperanza de vida10 a 12 años




Origen del bulldog australiano

El origen del bulldog australiano se remonta a Inglaterra, donde con el propósito de “cebar toros” (practica que consistía en enfrentar un perro con las reces para lograr una carne más deliciosa y tierna) se crearon diferentes razas de canes, entre ellas el “bullenbeisser”, antepasado del bulldog inglés.

Este perro tuvo su máxima popularidad en la edad media donde este deporte se puso aun más de moda. Pero una vez que esta practica barbárica se abolió a través de la ley de 1835 en contra de la crueldad animal, ya no fue necesario un perro deportivo y atlético, por lo que se crearon nuevas razas más afables y dóciles para acompañar al trabajar común. Entre ellas surgió el bulldog inglés.

Este perro fue importado a Australia donde se adapto al calor extremo. Sin embargo con el fin de crear un bulldog más apto a las situaciones y condiciones de Australia, pero conservando lo mejor de la raza como su estructura, compañía y lealtad, dos familias de criadores desarrollaron una nueva raza.

Es así como Pip Nobes en Queensland, por curiosidad cruzo un bulldog con una raza de perro cazador de cerdos desconocida para ver que surgía. El resultado fue un perro más alto, atlético, con menos problemas de salud y más tolerancia al sol de Australia.

Por otro lado Noel y Tina Greed, empezar su propia línea, también en el mismo pueblo. Más tarde ambas familias decidieron unir fuerzas para fortalecer las deseables características de la raza recién inventada, a la cual llamaron “bulldog australiano”.

Esta raza fue presentada en el “Backyard of Burke” en 1988, un programa de televisión y radio que posiciono al bulldog australiano como un perro de gran temperamento y mucho más saludable que su primo inglés.

El bulldog australiano ha dado una larga lucha por ser reconocido internacionalmente. Si bien aun no se consigue, diversos organismos como el ANKC (Australian National Kennel Club) han mostrado su apoyo.

Actualmente la mayoría de los ejemplares se encuentra en Australia, pues pocos canes han abandonado el país.

Apariencia

Es un perro muy similar a su primo el bulldog inglés, pero más alto y delgado. Con un cuerpo fuerte y robusto y unas patas rectas y largas, pueden llegar a medir hasta 51 cm, mientras que el can británico suele llegar solo hasta los 40cm.

Su cabeza es fuerte y cuadrada, con una boca ancha, labios caídos, hocico corto y con pliegues, orejas dobladas hacia el lado o frente de la cabeza y ojos negros y redondos.

Con respecto a su cola, no hay un estándar, puede ser corta como el can inglés o larga y erguida.

Su pelaje es suave, liso y corto, generalmente de tonos marrón y blanco o marrón, negro y blanco.

Comportamiento

Es una excelente mascota de compañía que siempre será leal a su dueño. También son grandiosos para familias con niños, pues son cariñosos, extrovertidos y juguetones.

Es una raza que aprende rápidamente por lo que un entrenamiento constante, amoroso y paciente garantiza una buena obediencia.

Si bien es aun conserva el coraje de sus antepasados, es un can muy dócil, que con una socialización y entrenamiento temprano se logra mejores relaciones con otras mascotas y personas extrañas al grupo familiar.

Alimentación

Todo perro requiere de una dieta balanceada con nutrientes esenciales que satisfaga sus requerimientos. En este sentido un alimento para perro debe considerar proteínas que ayuden a reconstruir el tejido, carbohidratos para la producción de energía y grasas para la obtención de ácidos grasos esenciales.

En el caso de los bulldogs australianos, se recomienda comprar una formula para perros de tamaño medio, que contenga un 18% de proteínas un 5% de grasas.

La cantidad de alimento diario puede variar según la actividad del animal y sus dimensiones, pero generalmente se recomienda dos tazas de comida repartida en dos porciones diarias.

También es posible darle una taza de comida comercial para perro y una taza de comida preparada, que incluya proteína animal como carne de res, ave o pescado con vegetales y un poco de arroz integral.

Ejercicio

Si bien el bulldog australiano es una raza activa no requiere de tanto ejercicio físico. Con una caminata ligera a diario es suficiente. También disfruta de nadar, jugar con la pelota o el frisbee.

Son perros de interior por lo que un patio mediano es suficiente. También pueden adaptarse en la vida en departamento siempre y cuando se saque a pasear todos los días.

Aseo

En el caso del bulldog australiano debes mantener siempre limpios sus pliegues. Pues estos pueden albergar, comida, agua y suciedad, provocando irritación e infecciones. Se recomienda limpiar sus arrugas una vez al día con un paño húmedo después de comer. No olvides secarlos muy bien.

Mas allá de eso, es un can de bajo mantenimiento. Los demás cuidados son comunes, cepillarlo semanalmente para eliminar la suciedad y el cabello muerto, además de distribuir sus aceites por la piel. Cortar sus uñas cada 3 o 4 semanas y limpiar sus orejas con frecuencia.

Cuidados

Si bien el bulldog australiano es un perro mejor adaptado al calor, aun tiene problemas con las altas temperaturas. Pues su hocico acortado dificulta una buena respiración y por lo tanto no puede enfriarse rápidamente. Se recomienda no exponerlo al sol y hacer ejercicio en las horas más frescas para evitar golpes de calor.

Es una raza propensa a subir de peso, por lo que se debe cuidar su ingesta calórica con el fin de prevenir la obesidad y las enfermedades que esta provoca.

Es un perro que le gusta nadar, pero no esta hecho para el nado. Su cuerpo robusto y denso hace que se hunda como ladrillo. Por lo tanto se debe meter a una piscina poco honda o vigilar su estado.